sábado, 8 de octubre de 2011

¿ Porqué un blog de retrocomputación ?


Para mucha gente, acumular viejos trastos informáticos carece totalmente de sentido, o lo que es lo mismo, se trata de tener “porquerías que sólo sirven para juntar tierra”, a modo de chatarra que no tiene utilidad alguna.

Para todos aquellos a quienes la computación no les interesa, para los que se perdieron la llegada de la informática a los hogares en los 80’s, y también para los que nacieron con una PC bajo el brazo en una era como la actual, donde las computadoras son apenas un electrodoméstico más, seguramente les resultará muy difícil entender los motivos por los cuales existen grupos de personas dedicadas desinteresadamente a coleccionar y revivir máquinas de hace 30 años o más.

Para poder explicar este fenómeno casi inexplicable debemos primero repasar algunos conceptos básicos y luego recorrer capítulo a capítulo la historia de la computación hogareña, su significado y la magnitud de su importancia, para entender también cómo cambió el mundo tecnológico que hoy conocemos.

Por retrocomputación se entiende todas las actividades relacionadas con las viejas computadoras y consolas de videojuegos, desde mediados de los años 70’s hasta principios de los 90’s, un período de aproximadamente 20 años, anteriores al triunfo de la PC compatible como computadora de uso masivo.
Algunas de esas actividades son:
Preservación: tanto de máquinas como de manuales, documentos de servicio técnico, software, periféricos e incluso libros y revistas.
Desarrollo de Hardware y Software: creación de ampliaciones para las máquinas existentes, desarrollo y evolución de las plataformas, creación de nuevos sistemas operativos, utilidades, juegos y aplicaciones.
Emulación: desarrollo de emuladores de una plataforma sobre otra, tanto de computadoras como de consolas.
Divulgación: publicación de libros y obras multimedia, mantenimiento de sitios Web y blogs dedicados a una o varias plataformas.
Documentación: creación de FAQs, documentos y libros sobre las características de una plataforma o equipo, conversión a formatos actuales de viejos documentos, corrigiéndolos y ampliándolos.
Exposición: muestra al público de equipos (apagados o en funcionamiento) en museos y exposiciones temporales en centros culturales, escuelas y eventos.
Coleccionismo: con diferentes facetas: hardware y software, cartuchos de juegos, equipos de una marca o nacionalidad, etc.
Asociacionismo: creación de clubes de usuarios, sociedades sin fines de lucro para gestionar eventos o museos para que se tenga en cuenta la retrocomputación en las leyes y actividades culturales.
Estas actividades no son mutuamente excluyentes, ni son practicadas por todos. Los hay quienes reniegan de alguna faceta (como la emulación) pero en general las actividades de uno complementan a las de otro.

Pero bueno, ¿porqué entonces he decidido crear un blog sobre retrocomputación? Mi historia con las computadoras la veremos en detalle a medida que avancemos en la cronología de las computadoras hogareñas, pero les puedo hacer un breve resúmen. Tuve mi primer computadora allá por 1987, una Commodore 16, y desde entonces han despertado en mí gran entusiasmo y afecto. Recuerdo que en 1990 vendí mi C-16 y adquirí una Commodore 128, la máquina de mis sueños, al mismo tiempo que ingresaba al mundo del CD de audio con mi primer equipo de audio Hi-Fi: una lectora Philips CD350.
Un año antes, en 1986, había comenzado a estudiar computación con una Texas TI99/4A, pero en esa época también tuve contacto con otras computadoras como la Commodore 64, la CZ 1500, la ZX Spectrum y la Talent MSX. Tanto la Commodore Amiga como las Atari ST permanecían como piezas inalcanzables y a la vez maravillosas obras de arte, mientras leía en publicaciones extranjeras sobre las fabulosas Amstrad CPC. Al año siguiente (1991) compré mi primer PC, una XT, y la C-128 pasó al olvido. Como ya no utilizaba la Commodore, su venta me permitió mejorar mi equipo a una 386SX. Era 1993. Seis años más tarde me arrepentí de haber vendido mi querida C-128, y fue en ese momento cuando me invadió un sentimiento de nostalgia que dio inicio a mi afición por el coleccionismo informático.
Lo cierto es que, a pesar de la evolución de la PC y de las increíbles máquinas de hoy en día, las viejas y queridas Home Computers aún están conmigo.

Con los años he logrado armar una pequeña colección personal, tengo varios modelos de HC, algunos de los cuales funcionan y otros no. También he conservado casi todo el material gráfico que tenía, siendo éste el pilar básico sobre el que decidí crear este sitio, además de ver con agrado que una cantidad enorme de personas conserva aún éstas máquinas y continúan mejorando sus prestaciones, aumentando sus aplicaciones y creando nuevos y mejores programas para ellas. Internet es una fuente inagotable de recursos para el que quiera mantener viva su HC. Hay miles de páginas que contienen todo lo que uno pueda imaginar sobre cualquier computadora hogareña, y más.

Commodore VIC-20 (1981)

Este sitio pretende contribuir a la causa y servir como un espacio abierto para todos los que desean conocer la historia de las computadoras hogareñas, intercambiar software, ideas y trucos. Podrán encontrar historia, utilidades, artículos de interés, fichas técnicas, emuladores y links a otros sitios relacionados, de las siguientes plataformas:
AmigaAmstradAtariAppleCommodore, IBM, MSXSinclair y Texas.


Como bien dijo un amigo, “genio es aquél que siempre busca aprender, los demás enseñan”. En mi caso, no soy historiador, docente y mucho menos experto en viejas tecnologías. Sólo soy un usuario aficionado con ganas de escribir, que espera que este blog sirva para divulgar dos aspectos, el pasado y la actualidad (ambos casi olvidados), de las computadoras que hicieron historia.